RAYOS UVA

RAYOS UVA

Broncea tu piel sin cortes y prepárala para el verano, luce tu bronceado para un evento especial.

Mantén un bonito color de piel todo el año con un bronceado homogéneo e integral. Siempre en las mejores condiciones de seguridad e higiene, benefíciate de los beneficios de los rayos Uva para el acné y la soriasis con nuestras máquinas UVA.

Controlamos tus tiempos de exposición y proporcionamos la mejor protección para la piel y los ojos.

RAYOS UVA

El Bronceado Clásico utiliza tubos fluorescentes especiales y/o lámparas (faciales o corporales) que emiten rayos UV de diferentes longitudes de onda. Broncea la melanina en tu piel, el pigmento que te da el color y activa la producción de nueva melanina. Los rayos UV que emiten nuestras máquinas uva también activan la producción de la vitamina D y el óxido nítrico en tu piel, elementos importantes para tu salud. El resultado: un bronceado muy rápido, bonito e intenso.

Los rayos del sol están divididos en dos tipos de radiación ultravioleta: UV-A y UV-B. La radiación UV-B quema la capa superior de la piel (la epidermis), causando las quemaduras de sol. La radiación UV-A es lo que hace que las personas se bronceen.

Los rayos UV-A penetran en las capas inferiores de la piel, donde estimulan las células llamadas melanocitos para que produzcan melanina. La melanina es la pigmentación marrón que ocasiona el bronceado y es la forma mediante la cual el cuerpo protege a la piel de quemaduras. Las personas con una tez oscura se broncean más intensamente que las personas con la piel más clara ya que producen más melanina.

Se requiere un promedio de 8 a 10 sesiones para obtener un tono de bronceo deseable, y podemos ayudar a nuestra piel en el proceso utilizando bronceadores que aceleran la producción de melanina y además contienen elementos para hidratar y humectar la piel.

Es recomendable empezar poco a poco e ir aumentando el tiempo de exposición de una forma progresiva. El bronceado en la piel dura entre dos y tres meses aproximadamente, dependiendo el tipo de piel y la alimentación de cada persona. Si la persona no vuelve a recibir ningún rayo ultravioleta que estimule la producción de melanina que es la que da el color, ésta vuelve a su estado natural.

RAYOS UVA